EDUCAsites.net

Registrar

Ventajas de registrarse en este sitio: Podrás enviarnos tus artículos de opinión, o promocionar tu blog educativo incluyéndolo en la sección de Educasites que corresponda, o sugerir cualquier enlace a webs educativas, o crear tu propio curso virtual y darlo a conocer a tus alumnos, mediante la plataforma Moodle, ...Todo ello de forma gratuita.

*
*
*
*
*
*

Los campos marcado con un asterísco (*) son obligatorios

Guía de Recursos Educativos en Red

Guía de Recursos Educativos en Red

HISTORIA DE LAS LEYES EDUCATIVAS EN ESPAÑA

Desde un rotundo optimismo, recordemos que, en los últimos años España ha alcanzado una muy alta posición (la novena, con el 2,5 % de las publicaciones) en los rankings científicos internacionales; por el contrario, desde una tangible realidad, es cierto que se enfrenta a un sombrío presente a causa de los fuertes recortes presupuestarios de la crisis económica desde 2008. Una de las debilidades del sistema español de ciencia y tecnología (o sistema nacional de innovación) es la carencia de inversiones en Investigación y Desarrollo, I+D, de las empresas privadas y, consecuentemente, su dependencia de las inversiones públicas, una destacable diferencia con otros países industrializados.

Además de la carencia de medios económicos, para complicar el panorama, hoy en día, y teniendo en cuenta los muchos cambios en los últimos años, en el Sistema Educativo, al menos, intervienen tres Ministerios;

-         El de Educación, Cultura y Deporte,

-         El de Economía y Competitividad (antes en el Ministerio de Ciencia e Innovación) y

-         El Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

 

HISTORIA DE LAS LEYES EDUCATIVAS EN ESPAÑA.

ÍNDICE

                 

                   Iº.- INTRODUCCIÓN.

                   IIº.- ANTECEDENTES REMOTOS.

                   IIIº.- ANTECEDENTES RECIENTES.

                   IVº.- ANTECEDENTES INMEDIATOS.

                    Vº.- CONCLUSIONES.

 

…para Mateo y para Rosa, bibliotecarios…

 

Iº.- INTRODUCCIÓN.

Desde un rotundo optimismo, recordemos que, en los últimos años España ha alcanzado una muy alta posición (la novena, con el 2,5 % de las publicaciones) en los rankings científicos internacionales; por el contrario, desde una tangible realidad, es cierto que se enfrenta a un sombrío presente a causa de los fuertes recortes presupuestarios de la crisis económica desde 2008. Una de las debilidades del sistema español de ciencia y tecnología (o sistema nacional de innovación) es la carencia de inversiones en Investigación y Desarrollo, I+D, de las empresas privadas y, consecuentemente, su dependencia de las inversiones públicas, una destacable diferencia con otros países industrializados.

Además de la carencia de medios económicos, para complicar el panorama, hoy en día, y teniendo en cuenta los muchos cambios en los últimos años, en el Sistema Educativo, al menos, intervienen tres Ministerios;

-         El de Educación, Cultura y Deporte,

-         El de Economía y Competitividad (antes en el Ministerio de Ciencia e Innovación) y

-         El Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Según la Ley 14/2011, de 1 de junio de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación son esos tres departamentos gubernamentales los que, en la actualidad, comparten competencias en el área educativa. Por otro lado, existe un Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación, una red de Organismos Públicos de Investigación (OPI), junto con el CSIC, Grandes Instalaciones Científicas (GIC), Instalaciones de Tamaño Medio (ITM) y diversos Parques Científicos y Tecnológicos que entran, de lleno, en el área educativa.

No existe ni una patente metodología ni un organigrama claro de medios y objetivos en el Sistema Educativo Español. Pero, tampoco es este el principal problema al que nos hemos de enfrentar. Cuando repasemos la Historia de la legislación relativa a la educación a lo largo de los siglos nos vamos a dar cuenta de que, desde mediados del siglo XVIII la Educación se ha constituido en un arma arrojadiza que utiliza el Gobierno de turno para imponer, a corto, medio o largo plazo, tanto su presencia como su herencia sobre la ciudadanía. De ello vamos a tratar en estas líneas.

 

IIº.- ANTECEDENTES REMOTOS.

Escapando de que las pinturas rupestres puedan significar una transmisión de los conocimiento de las técnicas de caza, entre los prehistóricos pobladores de Iberia, resulta patente que, en Los Millares, a principios del III milenio a. C., con un origen innovador endógeno y simultáneo a un incremento de los rendimientos agrícolas por el regadío, aparecen ciertos vestigios de lo que bien se podría parecer un Ágora, como centro de distribución de la sabiduría de la época. Más tarde, en la costa oriental y meridional española tienen lugar evidentes contactos con las culturas fenicias, griegas y romanas. Resultando esta última, la romanización, un cambio muy profundo. Pero, no podemos ignorar que, si bien hubo científicos, nunca se llegó a crear un sistema de enseñanza propio o de ciencia autóctona.

Y, hasta el Medievo, dentro de sus limitaciones inherentes, no se alcanzó algún desarrollo educativo estructural en la península ibérica, dividida, por entonces, en reinos cristianos y musulmanes, con una importante influencia hebrea. Antes estuvo la llamada “Edad Oscura de la Edad Media”, en la que la sabiduría se refugió en los conventos, en la que si algo hay que merezca el nombre de ciencia en la etapa Visigótica, esto se vislumbra en los escasos textos que han quedado del Reino Visigótico de Toledo (549-711), entre los que destaca la obra de San Isidoro de Sevilla o los Concilios de Toledo.

Por su parte, la ciencia medieval, fuera del creciente ámbito de Al-Andalus, tiene como personalidades destacadas a Pedro Hispano y Arnau de Vilanova, médicos, Ramón Llul, químico y polígrafo y a Abraham Zacuto como matemático. Si bien sus niveles científicos distaron mucho del de los andalusíes y, en resumen, la escasa o nula producción científica de la Edad Media, de la España visigoda, fue incomparablemente inferior a la de la musulmana. Únicamente un reducido grupo de monasterios del norte peninsular mantuvo scriptorium donde los copistas reprodujeran manuscritos antiguos, y alguna destacable producción propia, como la de Beato de Liébana y su célebre mapa-mundi. La cultura no árabe estaba obligatoriamente refugiada y conservada en las bibliotecas y por los bibliotecarios.

Después, y con la invasión árabe en Al-Ándalus y en toda la península, se desarrolló una importante civilización urbana, un alto grado de alfabetización y un emergente desarrollo de las ciencias y las técnicas así como unas complejas redes de comercio a larga distancia. Por entonces, destacan Averroes, como filósofo, Abulcasis, como médico, Azarquiel como astrónomo, Ibn Bassal como agrónomo, Avempace, como matemático y otros muchos, en una etapa floreciente de los conocimientos y la ciencia.

Más adelante, surge la Escuela de Traductores Judía, impulsada por Miguel Cornel (1119-1152) si bien en Toledo ya funcionaba la Escuela de Traductores de Toledo patrocinada por Alfonso X el Sabio, cuyas “Cantigas Alfonsinas” en realidad, constituían una enorme biblioteca y, más que como Rey Sabio, debiera pasar a la historia como ordenado bibliotecario . En definitiva, su reinado supuso un importante impulso a la ciencia en España, generándose, entonces, remedos de Universidades que se denominaron, en origen, Escuelas Episcopales, mas tarde Studium Generale y, finalmente, ya en el siglo XIII, las Universidades de Palencia, Salamanca, Lisboa, Alcalá de Henares o Lérida, entre otras. Hay que destacar que, en estos centros, existía una auténtica preocupación por el alumnado de cualquier clase social que sirviera para los estudios y, en la citada Salamanca, se crearía el “Colegio Mayor de San Bartolomé” para alumnos carentes de recursos. Resulta que, nuevamente, la conservación, el origen y la trasmisión del conocimiento viene asignado a los bibliotecarios, como ocurriera antes en los Monasterios.

Y, al fin, en este veloz repaso, llego la Ciencia y la técnica del Siglo de Oro español que, en realidad, cubriría los siglos XVI y XVII. Iniciándose con la introducción de la imprenta en España, en Segovia, en 1472. Sobran comentarios sobre el esplendido desarrollo de la cultura española de esta época que empalma el Renacimiento español con el Barroco. Francisco Hernández de Toledo o la Biblioteca de El Escorial (otra vez una biblioteca como germen de la cultura), o las Universidades de Salamanca, Alcalá y Valladolid representan algunos hitos en la divulgación educativa de la época. Representantes claves de la ciencia española del Siglo de Oro son, entre otros muchos Siliceo, Francisco Sánchez de las Brozas, Miguel Servet, Juan de Valdés, López de Hoyos o su discípulo Miguel de Cervantes.

Además, desde 1492 se produjo una coaptación de las culturas precolombinas, imponiéndose la española, de forma imperativa y destructiva y, así mismo, un nutrido número de profesores españoles impartieron docencia en Universidades de toda Europa, en la que la percepción de España y sus intelectuales fue ambivalente, muy elogiosa en unos casos y muy crítica en otros, sobre todo a medida que se iban extendiendo los tópicos de la propaganda antiespañola que han recibido el sobrenombre de “la leyenda negra”. Hay que reconocer que, durante los siglos XVI y XVII la pedagogía estaba dedicada, esencialmente, a la educación del Príncipe y de la nobleza, bajo la “tutela” humanista implantada por la filosofía de los Reyes Católicos. Por entonces, la adquisición del conocimiento era patrimonio casi exclusivo de la Iglesia Católica siendo, el resto de la población, analfabeta, con excepciones tales como los conocimientos gremiales o las llamadas “Escuelas de Primeras Letras”.

Una reestructuración importante vino de la mano de Carlos III que fue el artífice de muy importantes reformas educativas, que constituyeron la semilla del actual sistema educativo ya que se prestó mayor atención a la enseñanza secundaria, impartida en centros religiosos;

- primero por los Jesuitas y, tras su expulsión, en Madrid,

- en los Reales Estudios de San Isidro, que derivaron, años después, en 1771,

- en el “Plan Aranda”, de regulación de la Enseñanza Universitaria.

Durante la Guerra de la Independencia y el absolutismo de Fernando VII mucho de construido en la enseñanza española, se destruye abruptamente y, después, reaparece tibiamente cuando la Constitución de 1812, dedica su Título IX “A la Educación”, inspirado por la influencia de Dº. Manuel José Quintana. Destaca, por entonces, el “Reglamento General de la Instrucción Pública” de 1821, del militar Rafael de Riego.

El regreso de Fernando VII (1823-1833) trajo, de nuevo, el absolutismo y trasladó la transmisión de la ciencia a la Iglesia, de nuevo, con una nefasta Junta de Instrucción Pública. Con la muerte de Fernando VII y la Regencia de María Cristina se inicia la década liberal, al tiempo que los sistemas educativos europeos, que se habían generado a principios del siglo XIX a raíz de la Revolución Francesa y, en España, con la Constitución de 1812, incorporaron la idea de la educación como un entramado en cuya organización, financiación y control debe intervenir el Estado, con lo que se sientan las bases para el establecimiento del sistema educativo español, que desembocaría, inspirándose en la Constitución de 1845, en la muy famosa, trascendente y efectiva “Ley Moyano” de 1857, con antecedentes remotos en el “Informe Quintana” y más próximos en el Plan del Duque de Rivas y en el Plan Pidal siendo, auténticamente, la primera Ley General de Educación Española, paliando el grave problema de analfabetismo español, preocupación ésta muy presente para la Reina Isabel II. Sin embargo, reconozcámoslo, hubo, en la primera mitad del siglo XIX una confusa y cambiante legislación educativa, según el gobierno de turno, algo parecido, para nuestra vergüenza, a lo que sucede siglo medio después, en la actualidad.

Con la Ley Moyano, pues, se implantan definitivamente los grandes principios de un correcto y eficaz Sistema Educativo, que incluye principios tales como:

a)     La gratuidad para enseñanza primaria,

b)    Su Centralización,

c)     La uniformidad,

d)    La secularización y

e)     Cierta Libertad de Enseñanza, precoz, para la convulsa época.

La estructura de este Sistema Educativo se constituyó, básicamente en los siguientes parámetros;

-         Primera Enseñanza impartida en las escuelas y de carácter gratuito.

-         Segunda Enseñanza, impartida en institutos,

-         Enseñanzas facultativas que proporcionaban el título de Bachiller, Licenciado y de continuarse, Doctor.

-         Enseñanzas Superiores como las Diplomáticas y el Notariado y

-         Enseñanzas Profesionales para títulos de Maestro.

Debemos de diferenciar varios periodos políticos con influencia en la Educación;

a)     El que va desde la “Ley Moyano” a la Iª República,

b)    De la Iª República a la Dictadura de Primo de Rivera, cuando los maestros pasaron de ser pagados, muy escuetamente, por los Ayuntamientos al Estado y

c)     De Primo de Rivera a la IIº República.

Antes de esto y casi como una consecuencia inevitable de la “Ley Moyano”, en 1876, Laureano Figuerola, fundó la decisiva “Institución Libre de Enseñanza”, de inspiración Krausista, junto con un grupo de catedráticos; Giner de los Ríos, Azcárate, Sainz de Rueda y Salmerón apartados, por su defensa de la Libertad de Enseñanza, de la Universidad Central de Madrid. Les secundaron Joaquín Costa, Leopoldo Alas, Ortega y Gasset, Gregorio Marañón, Menéndez Pidal, Sorolla, Ramón y Cajal y Unamuno. Entre los extranjeros destacaban Bertrand Russell, Charles Darwin, Henry Bergson… y los mejores intelectuales de la época, hasta el desastre de 1936.   

Con este muy válido sistema se continuó, como hemos dicho, hasta la II República, en la que se incrementó la profunda impronta de la Institución Libre de Enseñanza, lo que trajo una Educación mucho más adelantada, efectiva y sistemática de lo visto con anterioridad.

Los primeros decretos o principios aprobados en la II República fueron el del Bilingüismo, la reorganización del Consejo de Instrucción Pública, cuyo rector fuera Miguel de Unamuno, la supresión de la obligatoriedad de la enseñanza de la religión, basándose en la libertad religiosa. Así mismo tuvo lugar la creación de las Misiones pedagógicas cuyo objetivo era extender la cultura general o modernización docente, la educación en aldeas, villas y lugares que lo necesiten, fundamentalmente en población rural y la educación ciudadana.

La atención a la escuela primaria, ya que, acertadamente, se concebía como la piedra angular de la educación hizo que se propusiera la construcción de 27.000 escuelas (un auténtico reto) para escolarizar al millón de niños que no asistían a la escuela que, en aquel momento, no existía. La creación se haría a través de un “Plan Quinquenal” que pasaría en ese plazo de 7.000 a 27.000 escuelas, si bien nunca se llegó a esa cifra ya que, recordemos, la crisis del 29 seguía afectando a las arcas públicas.

Se aprobó una Ley Educativa acorde con la II República, y Lorenzo Luzuriaga fue su patrocinador bajo los siguientes principios básicos:

a)     La educación pública estatal, relegando la enseñanza a centros residuales.

b)    La educación de carácter laico.

c)     La gratuidad de la enseñanza.

d)    La educación debe tener un carácter activo y creador, con permanentes cursos de perfeccionamiento al profesorado.

e)     La no separación de sexos.

Para finalizar, destacar que, durante la II República, encontramos dos periodos bien diferenciados:

1º.- el bienio progresista (1931-1933) con el Decreto del Patronato de Misiones Pedagógicas y

2º.- el bienio conservador (1934-1936) con una disminución del número de alumnos y la vuelta a la separación por sexos, en la educación.

 

IIIº.- ANTECEDENTES RECIENTES.

Como hemos adelantado la Guerra Civil Española (1936-1939) se tradujo en una nueva catástrofe para la Educación, incluyendo el exilio de una generación entera de científicos y la mortecina, sino inexistente, vida intelectual del exilio interior de multitud de científicos durante la paupérrima postguerra, destacando sólo, pese a la férrea censura, el mediocre hito que supusieron las publicaciones de la “Biblioteca de Autores Cristianos”.

La influencia de la Iglesia Católica se manifestará en tres vertientes;

1º.- La educación acorde a los principios y dogmas católicos,

2º.- enseñanza obligatoria de la religión y

3º.- La subsidiariedad del Estado en materia educativa, que queda trasferida a la Iglesia Católica.

La autarquía no fue solamente económica sino también cultural y, pese a la creación del CSIC, la Educación era notablemente controlada por la religión católica. Se liquidaron, salvajemente, casi la totalidad de los métodos y conocimientos científicos, secándose los cauces de nuestra genialidad nacional y sumiéndonos en la total atonía y la decadencia. Tras dos décadas, con el desarrollismo de los años 60 se abriría, tenuemente, el espacio científico técnico en el último que, en el último cuarto del siglo XX que, con la Transición Democrática, ya despertaría abiertamente. Antes de esto, destaquemos los siguientes hitos legislativos en la Educación:

1º.- La Ley de Reforma de la Enseñanza Media de 20 de septiembre de 1938,

2º.- La Ley de Ordenación de la Universidad, de 29 de julio de 1943,

3º.- La Ley sobre Educación Primaria de 17 de julio de 1945, que tan sólo se refería a la Enseñanza Primaria, de ideología claramente fascista, represiva y franquista y con un carácter confesional, patriótico y de estructuración social, intelectual y profesional imponiendo tanto la separación de sexos como el imperativo uso de la lengua española en todo el territorio nacional. En su aspecto positivo, establecía la obligatoriedad y la gratuidad. Comprendía desde los seis a los doce años.

4º.- La Ley de Formación Profesional Industrial, de 16 de julio de 1949.

5º.- La Ley de Ordenación de la Enseñanza Media de 26 de febrero de 1953, o “Ley Ruiz Jiménez” confesional e ideológica, que regulaba la enseñanza secundaria o media y fue reformada en 1967. El bachillerato de plan general constaba de un bachillerato elemental de cuatro años de duración, una reválida para acceder al bachillerato superior de dos cursos más y otra reválida. Finalmente, existía un curso de preparación para la Universidad.

6º.- La Ley de Enseñanzas Técnicas, de 20 de julio de 1957.

3º.- La Ley General de Educación de 1970, Ley 14/70 de 4 de Agosto, algo más trascendente y aperturista, que establecía;

a)     La Educación Maternal, de dos a cuatro años, de carácter voluntario y que se impartía fundamentalmente en guarderías.

b)    La Educación Preescolar, de cuatro a seis años. Era voluntaria y se impartía en centros públicos y privados por profesores especialistas en Preescolar.

c)     La Educación general Básica (EGB), de seis a catorce años. Era obligatoria y gratuita.

d)    Más adelante se cursaba el Bachillerato Unificado Polivalente (BUP) y para acceder a la Universidad era preciso hacer el Curso de Orientación Universitaria (COU

e)     Como alternativa, se estableció la Formación Profesional, destinada a los alumnos que no obtuvieran del Graduado Escolar o bien a los que les interesase una cualificación profesional para el mundo del trabajo, así como otras educaciones como; la Especial, la de Adultos, la Educación a Distancia y, en la cúspide educativa,

f)      La Educación Superior o Universitaria.

La Ley General de Educación, ya en el franquismo tardío, supuso un fuerte impulso a la Educación Española al reforzar y unificar el sistema educativo, e introducir innovaciones organizativas coherentes y potenciar los medios materiales. Entre las medidas más avanzadas de la LGE destaca que fuera la primera vez que en España, después de la Ley de Moyano, se promulgaba una Ley que regula todo el sistema educativo, desde la educación preescolar hasta la universitaria.

 

IVº.- ANTECEDENTES INMEDIATOS.

 

1º.- Introducción. El evidente punto de partida será el Artículo 27 de la Constitución Española de 1978, que dice:

“…1. Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza... ...2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales… …3. Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones… …4. La enseñanza básica es obligatoria y gratuita… …5. Los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación, mediante una programación general de la enseñanza, con participación efectiva de todos los sectores afectados y la creación de centros docentes… …6. Se reconoce a las personas físicas y jurídicas la libertad de creación de centros docentes, dentro del respeto a los principios constitucionales… …7. Los profesores, los padres y, en su caso, los alumnos intervendrán en el control y gestión de todos los centros sostenidos por la Administración con fondos públicos, en los términos que la Ley establezca… …8. Los poderes públicos inspeccionarán y homologarán el sistema educativo para garantizar el cumplimiento de las Leyes… …9. Los poderes públicos ayudarán a los centros docentes que reúnan los requisitos que la Ley establezca… …10. Se reconoce la autonomía de las Universidades en los términos que la Ley establezca…”

 

2º.- Leyes de menor influencia y aplicación como fueron, en 1980, cuando el Gobierno de la UCD promulgó la LO reguladora del Estatuto de los Centros Escolares.

 

3º.- La LO 11/83, de 25 de Agosto, de Reforma Universitaria.

 

4º.- Con los Gobiernos del PSOE la LODE o Ley Reguladora del Derecho a la Educación, en 1985.

 

5º.- La Ley de Ordenación General del Sistema Educativo Español conocida como LOGSE, en 1990, LO 1/1990, de 3 de octubre,supuso la puesta en marcha de un sistema educativo basado en los principios constitucionales e inició una gestión democrática de los centros estableciendo un sistema descentralizado de enseñanza al permitir que las Comunidades Autónomas no sólo gestionasen los centros educativos, sino que pudieran redactar un porcentaje muy importante de los contenidos curriculares.

Dentro de lo que se denominó “Régimen General” la Enseñanza se configuraba en tres etapas:

1º.- La Educación Infantil gratuita aunque no obligatoria.

2º.- La Educación Primaria Obligatoria, para alumnos entre 6 y 12 años.

3º.- La Educación Secundaria Obligatoria, entre 12 y 16 años y

4º.- El Bachillerato, con una duración de dos años

Además se configuró la diferenciación entre los Centros Privados, de iniciativa y sostenimiento privado y los Concertados creados por iniciativa de la sociedad civil pero sostenidos con fondos públicos

En atención al artículo 27 de la CE la enseñanza de la religión se ajustaba a lo suscrito entre la Santa Sede y el Estado español siendo una oferta obligatoria para los centros y de carácter voluntario para los alumnos.

 

6º.- En 1995 tuvo escasa relevancia la LO de Participación, Evaluación y Gobierno de los Centros Docentes (LOPEG), organizativa, estructuralmente, de los Centros de Enseñanza.

 

7º.- La Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE) promulgada en Diciembre de 2002 por la Ministra Pilar del Castillo, perteneciente al segundo gobierno de Dº. José María Aznar que no llegó a aplicarse.

 

8º.- Con el Gobierno de Dº. José Luis Rodríguez Zapatero, vigente desde el curso académico 2006/07, se dictó la trascendente Ley Orgánica 2/2006 de Educación que supone una Ley Orgánica Estatal reguladora de las enseñanzas educativas en todos los tramos de edad.

En su capítulo 1º se establecían los siguientes criterios;

  • la equidad, garante de una igualdad de oportunidades.
  • La especial importancia de la trasmisión de valores relativos a;

A) la libertad personal,

B) la responsabilidad social,

C) la cohesión y mejora de las sociedades, y

D) la igualdad de derechos entre los sexos, para superar cualquier tipo de discriminación.

  • La voluntad de actuación como medio compensador de las desigualdades sociales.
  • La participación de distintos sectores de la comunidad educativa.
  • La concepción de la educación como un proceso permanente, que se extiende a lo largo de toda la vida académica.
  • La consideración de la responsabilidad y del esfuerzo como elementos esenciales del proceso educativo.
  • El reconocimiento de la función docente.
  • La capacidad de los alumnos para confiar en sus propias aptitudes y conocimientos.
  • El fomento y la promoción de la investigación, la experimentación y la innovación educativa.
  • La evaluación y la inspección del conjunto del sistema educativo.
  • La eficacia de los centros escolares.

Se fijó una serie de etapas;

a)     La Educación Preescolar de carácter voluntario

b)    La Educación Infantil, también voluntaria y gratuita.

c)     La Educación Primaria, con 6 cursos y entre los 6 y los 12 años

d)    La Educación Secundaria Obligatoria (ESO), de 4 años entre los 12 y los 16.

e)     La Formación Profesional para quienes se hallen en posesión del título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria.

f)      La Atención Específica a Alumnos con Necesidades Especiales.

El artículo 18 de la LOE establece como áreas de la educación primaria:

  • Conocimiento del medio natural, social y cultural
  • Educación artística
  • Educación física
  • Lengua castellana y literatura y, en su caso, lengua y literatura cooficial.
  • Lengua extranjera
  • Matemáticas

g)      

Se podrá elegir entre una versión confesional de la asignatura de religión una versión aconfesional o no asumir asignatura alguna. En este último caso, los centros docentes dispondrán las medidas organizativas para que los alumnos cuyos padres o tutores no hayan optado por que cursen enseñanzas de religión reciban la debida atención educativa.

Por tanto, el área de religión católica desaparece de la educación primaria a diferencia de la regulación anterior menos en los colegios católicos.

El Consejo de Ministros el 7 de diciembre de 2006, aprobó el Real Decreto de Enseñanzas Mínimas de educación primaria, como primer reglamento de desarrollo de la LOE que introducía una nueva asignatura “Educación para la Ciudadanía y Derechos Humanos”.

 

7º.- La Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa -conocida como ley Wert, y abreviada como LOMCE- modificó la LO 2/2006 y la LO 8/85. Consideremos que, indubitadamente, ha sido una Ley muy contestada y controvertida por múltiples sectores sociales.

En su Preámbulo se afirma que los principales objetivos que persigue la reforma son

a)    reducir la tasa de abandono temprano de la educación,

b)    mejorar los resultados educativos de acuerdo con criterios internacionales, tanto en la tasa comparativa de alumnos y alumnas excelentes, como en la de titulados en Educación Secundaria Obligatoria,

c)     mejorar el empleo y estimular el espíritu emprendedor de los estudiantes.

Los cambios más importantes que introduce la LOMCE en el Sistema Educativo Español son los siguientes:

a)     Las Pruebas de evaluación final para obtener el título de Graduado en ESO y el título de Bachiller.

b)    La doble opción en cuarto curso de ESO.

c)     Los Programas de mejora del aprendizaje y del rendimiento en la ESO.

d)    Una superior importancia de las llamadas “asignaturas troncales”, distinguiéndose entre “asignaturas troncales”, “específicas” y las de “libre configuración autonómica”

Se articula en las siguientes fases o ciclos;

1º.- La Educación Primaria, cuyas asignaturas troncales son Ciencias de la Naturaleza, Ciencias Sociales, Lengua Castellana y Literatura, Matemáticas y Primera Lengua Extranjera.

2º.- La Educación Secundaria Obligatoria con asignaturas troncales de: Biología y Geología, Física y Química, Geografía e Historia, Lengua Castellana y Literatura, Primera Lengua Extranjera y Matemáticas.

Problemática es la Asignatura de religión que vuelve a ostentar plena validez académica desapareciendo, casi definitivamente, la materia Educación para la Ciudadanía y, respecto a la enseñanza de la Religión Católica, destaquemos que la disposición adicional segunda de la Ley establece: “…1. La enseñanza de la religión católica se ajustará a lo establecido en el Acuerdo sobre Enseñanza y Asuntos Culturales suscrito entre la Santa Sede y el Estado español. A tal fin, y de conformidad con lo que disponga dicho acuerdo, se incluirá la religión católica como área o materia en los niveles educativos que corresponda, que será de oferta obligatoria para los centros y de carácter voluntario para los alumnos…”. La enseñanza de otras religiones se ajusta a lo que dispongan los Acuerdos de Cooperación celebrados por el Estado Español con la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España, la Federación de Comunidades Israelitas de España, la Comisión Islámica de España y a los que, en el futuro, puedan suscribirse con otras confesiones religiosas.

Se ordena la Obligatoriedad de la oferta de enseñanzas con lengua vehicular en castellano y los padres, madres o tutores legales tendrán derecho a que sus hijos o pupilos reciban enseñanza en castellano, dentro del marco de la programación educativa. Si la programación anual de la Administración educativa competente no garantizase oferta docente razonable sostenida con fondos públicos en la que el castellano sea utilizado como lengua vehicular, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, previa comprobación de esta situación, asumirá íntegramente, por cuenta de la Administración educativa correspondiente, los gastos efectivos de escolarización de estos alumnos y alumnas en centros privados

La Libertad de Enseñanza se vincula a las familias estableciéndose que:

a)    El reconocimiento del papel que corresponde a los padres, madres y tutores legales como primeros responsables de la educación de sus hijos.

b)    La libertad de enseñanza, que reconozca el derecho de los padres, madres y tutores legales a elegir el tipo de educación y el centro para sus hijos, en el marco de los principios constitucionales.

Crea una novedosa relación en cuanto a la oferta de plazas entre la enseñanza pública y la privada concertada: con la posibilidad de construir y gestionar colegios privados concertados sobre suelo público y con conciertos con los colegios que separan por sexos. Finalmente elConsejo Escolar de los centros privados concertados ve muy reducidas sus competencias.

 

 

Vº.- CONCLUSIONES.

         Lamentablemente ocurre, desde mediados del siglo XIX que, en España, cada partido gobernante, progresista o conservador, republicano o de la CEDA, socialista o popular, a excepción de la etapa franquista, ha formulado su propia estructura educativa diferenciada, eliminando la necesaria, incluso imprescindible, estabilidad legal en esta materia.

         Y ello llama la atención cuando procedemos de un Sistema Educativo estable, homogéneo y colaborador, desde la propia Escuela de Traductores de Toledo, hace mil años. Causa vergüenza ajena, y propia, que la denominada “Leyenda Negra” de la cultura española, que en su momento era una absoluta falsedad, hoy venga a constituirse en una muy próxima y temida realidad, con la “fuga de cerebros” o la exigua educación actual.

         Hemos evitado, a propósito, indicar los gastos económicos que, en cada época, supuso la Educación para las Arcas Públicas y, ahora, hemos de afirmar que, porcentualmente, no tiene un relevante aumento a lo largo de la historia, incluso desde el llamado Siglo de Oro, con Universidades tales como las de Salamanca, Alcalá de Henares, Valladolid, Toledo o Lérida.

         Y causa, todavía, mas decepción comprobar que sí que han existido políticos y responsables de la Cultura Española muy capacitados para la formulación y desarrollo de Leyes Educativas mas correctas, prósperas y estables que los que “sufrimos”, con cada cambiante Legislatura. La Institución Libre de Enseñanza, con una vida de 50 años, es un rotundo ejemplo de nuestras posibilidades.

         Si en un origen las Universidades nacen en las Bibliotecas, en el acervo cultural, en el saber, con el paso del tiempo la función de las mismas se ve delegada en la clase política de turno, con un resultado catastrófico, en el sentido más duro del término.

         No hay medios económicos ni personales, no hay intenciones limpias en la estructuración legislativa de la Educación Española: hay fracaso y egoísmos partidistas que, irremediablemente, nos han de avergonzar y es que, actualmente, cada Ley Educativa no supone una mejora de la anterior sino una simple adaptación a los intereses o preferencias del Partido Mayoritario o del Gobierno; valga como ejemplo el tan debatido tema de la enseñanza de la religión.

RAMÓN MACIÁ GÓMEZ

Magistrado Jubilado

Noviembre de 2015

ramonmacia@ramonmacia.com

www.ramonmacia.com

 

Colabora!!! REGISTRATE y mándanos tus enlaces, opiniónes o eventos!!!!

Guía de Recursos Educativos en Red